El Colegio Trueba de Bilbao se involucra para mejorar los hábitos de nutrición de sus alumnos

La alimentación, eje de una innovadora iniciativa pedagógica que el Colegio Trueba de Bilbao lleva a cabo durante este curso para incorporar hábitos saludables entre los más pequeños

El proyecto incluye numerosas iniciativas: desde la fabricación de una bebida isotónica al análisis de los alimentos que nos rodean, la creación de un restaurante

En la iniciativa participan todos los alumnos del centro, sus familias, así como el personal docente y de servicios (incluido el propio comedor) del Colegio

Escolares comprometidos con la buena alimentación

 

El Colegio Trueba de Bilbao completa estas semanas varias propuestas incluidas en su plan ‘Trueba Culinary Experience’. Se trata de una innovadora iniciativa pedagógica puesta en marcha al comienzo del curso que tiene por objetivo acercar a los más pequeños el mundo de la alimentación, diseñar la cocina del futuro e impulsar los mejores hábitos de nutrición entre los más pequeños.

 

22 de marzo de 2017

El Colegio Trueba de Bilbao lleva meses ‘cocinando el conocimiento’ entre los más pequeños. Se trata de una innovadora iniciativa pedagógica puesta en marcha a principios de curso y que se dirige a mostrar la importancia de la alimentación a lo largo de la historia, cómo ha evolucionado y su futuro en la sociedad.

El proyecto integral -denominado ‘Trueba Culinary Experience’– va a involucrar a los casi mil alumnos del centro, a sus familias además de todo el profesorado y personal de servicio (incluido los trabajadores del comedor del colegio). “Con esta idea hemos abordado desde todas las áreas, las diferentes claves del mundo de la alimentación y la gastronomía, tan presentes en la esencia bilbaína, pero de un modo divertido, creativo y cultivando la curiosidad y la participación de los alumnos, de manera que lo vean como un compromiso para el futuro”, explica Mar Carrero, directora pedagógica del Colegio Trueba.

A juicio de esta responsable, con esta iniciativa se pretende fomentar la creatividad en el alumnado, con una serie de retos que han debido afrontar en todas las disciplinas: Lenguaje, historia, ciencias naturales, matemáticas, física y química, religión, filosofía, … .

“El proyecto pretende sensibilizar a los chavales sobre la importancia que tiene alimentarse de manera equilibrada y llevar hábitos de vida saludables”, indica Carrero

El proyecto ha permitido generar conocimientos sobre el sector agroalimentario y hacer ver la importancia del consumo de productos locales en cuanto a la sostenibilidad cultural, económica y social, así como la diferencia entre la producción de alimentos cercanos y dieta sana (‘slow food’), frente a la compra rápida del ‘fast food’.

Creación de bebida isotónica; lechugas controlados por el móvil

El primero proyecto incluido en este programa se llevó a cabo justo antes de Navidad, cuando grupos de chavales de entre 6 y 12 años tuvieron que diseñar recetas innovadoras, que fueron supervisadas por un restaurador de Amorebieta que tuvo que validar el éxito de la receta o plato elegido.

En las últimas semanas, el Trueba Culinary Center se ha acelerado. Destaca el diseño, fabricación y comercialización por parte de los chavales de una bebida isotónica. En este proyecto, los grupos de trabajo han tenido que entender sus propiedades nutritivas, pero también conocer cómo han evolucionado estas bebidas a lo largo de la historia, hasta el diseño del envase o las campañas de marketing para su comercialización.

Otra iniciativa ha sido la creación de un restaurante, desde el diseño del local, hasta el estudio de viabilidad económica del mismo, pasando por el diseño y análisis de los menús desde diferentes prismas (producto local, nutrientes, historia de los alimentos), o las campañas de marketing del mismo.

Igualmente, el colegio ha puesto en marcha en sus instalaciones un huerto ecológico y tecnológico. Así, y en colaboración con la Universidad de Deusto, los chavales han planificadoel crecimiento de lechugas cuyas condiciones (humedad, …) están controladas con sensores y dispositivos móviles manejados por niñas y niños.

De igual modo, chavales de 2º de la ESO se acercarán al Mercado de la Rivera en el Casco Viejo donde deberán trabajar de forma conjunta con los comerciantes para conocer hábitos de compra saludables.

También, otro grupo de ‘aspirantes a chef’ del Colegio Trueba tendrán que diseñar, preparar y cocinar junto con alumnos y profesores de la Escuela de Hostelería de Artxanda, un completo menú degustación de cinco platos.

Los resultados serán supervisados por dos conocidos restauradores del centro de Bilbao, Alvaro Garrido del Restaurante Mina (Bilbao) y Julen Prado, del restaurante (El Arandia de Julen). Los dos, antiguos alumnos del Colegio Trueba

Por último, el centro ha querido aunar el conocimiento y gastronomía de amamas y aitites. Para ello, se han acercado en turnos semanales a enseñar a sus nietos a cocinar la dieta de toda la vida, mientras éstos tenían que recoger estas experiencias en presentaciones y vídeos sirviéndose de las herramientas con las que trabajan a diario en el colegio (tablets, moviels, apps).

Todos los contenidos del Blog / Sala de Prensa de ieR-Información en Red están licenciados en CreativeCommons, por lo que están a disposición del público general, que podrá compartirlos libremente en sus respectivas redes sociales y agregadores de noticias